martes, noviembre 21, 2006

Baño público

“Para poder salir del laberinto, primero hay que perderse.” Frases como esta, las hay por montones, en las cultas paredes de cuanto baño público cantinero, he visitado.
Encontramos aforismos, axiomas, sentencias, manifiestos y diatribas pero también: dudas, amores, resquemores, amenazas y bendiciones. Hay absolutamente, de todo.

Puede ser que el olor a “meao”, contenga alguna propiedad lisérgica, que provoca esos arrebatos incontrolables de coger la pluma y perennizar la maravillosa idea gestada, mientras brota el tibio chorro amarillento de tu ser, hacia el pozo insondable de las musas.
Talvez sea el ruido hipnótico que produce el contacto de “la pichi” con la mar calma del ovoide recipiente, el que desencadene este breve encantamiento, convirtiendo al susodicho, en achispado poeta de la fría madrugada.

Sea lo que fuere, transforma estos tugurios, en recintos libertarios de afiebrada creación.

Algunos ejemplos que llamaron mi atención, son: “en estos momentos, ud. se encuentra exactamente: aquí”, o: “las putas al poder, sus hijos ya fracasaron.”
Tenemos los desafiantes tipo: “¿Qué miras huevonazo?” y los angustiosos como: “agradece hermano que lo que tienes en la mano, no lo tienes en el ano.”

Están los trágicos como: “mi suerte está echada”, o los de corte romántico tipo: “te amo chiquitina.” En fin, podría citar miles y quedarme corto.
Lo interesante de todo esto, es que la gente necesita con urgencia, declarar sus filias y sus odios, a favor y en contra de este inefable mundito que temporalmente nos acoge.

El noble fin de manifestarse, se torna inaplazable, justo ahora que nos vemos convertidos en trashumantes despistados, caminando temerosos, por la redondez hostil de nuestra gigantesca morada.

No importa el lugar, ya sea un baño público, el respaldar de un asiento o la pared de tu vecino. Lo importante es no callarse; susúrralo si quieres, grita si te apetece, pero: ¡dilo por favor!
(pero no vayas a poner idioteces relacionadas con equipos de fútbol o nefarios insultos contra nadie)
Entretanto yo, utilizo esta atmósfera virtual, para manchar sin tinta, –y sin meadita de por medio- las ruinosas paredes de mi desazón.

Por eso los reto temerarios visitantes de la noche, para que en su próxima incursión por la encantadora curda y mientras ejecutan su mejor “achicada de bomba,” estampen alguna chirigota memorable, que ilumine a esa solitaria tres de la mañana y me arranque en el futuro una sonora carcajada pues seguro he de seguir, el paso tambaleante de sus voces.

shshshshshshshshshsh…

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo encontre una buenaza en una pared de San Miguel:

"Cristo Viene... Pepsi lo trae"

Mar dijo...

"DIOS ES MI COPILOTO"
jajaja la que mas me gusto, da gracias de lo que tienes en la mano y no en el ano!!!
bueno.
MAR

Acitsonga dijo...

Jajaja... ki wuina. Yo creo que los hombres se inspiran más para esas cosas, generalmente en los baños de mujeres se leen declaraciones de amor (de lo mas cursis por cierto) o insultos de todo calibre... Aunque en los baños de los bares barranquinos he leído algunas buenas... Pero estaba demasiado ebria como para acordarme.

Imberbe Muchacho dijo...

un mas pal libro

"Sonrie te estamos filmando"

Dragón del 96 dijo...

Que tal: "que triste es amar sin ser amado, pero más triste es cagar sin haber almorzado"

Esa si es de verdad profunda.

Slaudos.

Angélica Camacho dijo...

No suelo ser muy creativa en un baño público, por eso me sorprenden esas frases históricos que por allí he leído. "Te cagaste, no hay papel" es solo un ejemplo.

Anónimo dijo...

Tio: No limites la expresión popular, deja que siga "dando" la "U" mientras uno busca su inspiración...

Cabeza

Anónimo dijo...

Tio: No limites la expresión popular, deja que siga "dando" la "U" mientras uno busca su inspiración...

Cabeza