miércoles, setiembre 02, 2009

Fumón

La conclusión a la que acabo de llegar, es de lo más estúpida; pero, en muchos casos, las estupideces que genero, han marcado mi destino.


Mientras recordaba con nostalgia, aquella dulce sonrisa, me dispuse a preparar algo para beber. Cogí un vaso, lo llené de agua gasificada y le vertí azúcar (así me gusta).

Removía la bebida, sin apartar la mirada del vaso, observando las burbujas de gas, mezclándose con los pequeños granos de azúcar, agitados por el movimiento del agua y sus millones de partículas. Era una danza, una especie de tormenta cadenciosa, una vorágine transparente y clarificadora. Retiré la cucharita, y el movimiento no cesó; continúo algunos segundos y luego todo se calmó. El agua ya no giraba, el gas desapareció y el azúcar reposaba mansamente al fondo del vaso.

Entonces, cual epifanía, pude ver la estructura del amor en la mencionada escena:

Imagínate con la persona que amas, en plena montaña rusa, zarandeados por el amor infinito, metidos en el vaso. Tú el azúcar, ella el agua, o viceversa. Haciendo promesas, planes malditamente hermosos, soñando juntos, flotando por la inercia de sus sentimientos vertiginosos. De pronto, las cosas cambian. La calma se instala, el mareo pasa y ves todo distinto.
Pero, ¿qué está sucediendo?
Si estás, tú, está ella, está el agua y también el vaso…

¡¡¡EUREKA!!!: ¡FALTA LA CUCHARITA!

Si pues, el amor es la cucharita que nos mueve y remueve. El elemento que altera el escenario compuesto por paisajes, personas y sentimientos, que por sí solos no significan mucho. La palanca que pedía Arquímedes, es la bendita cuchara.
Al mundo no lo mueve nada, más que el amor.

Así que ya sabes, tarde o temprano, todo dejará de dar vueltas, y aunque la permanencia dentro del vaso, pueda estar garantizada para siempre, ya son otras reglas las que regirán esa estadía, que no por calma, ingrata y aburrida.

Bueno, ahora los dejo, que me voy corriendo a patentar mi teoría de la cucharita…

23 comentarios:

Acitsonga dijo...

Prefiero un palo pa' mover chicha que una cucharita meneando la gasesosa.
El sexo también mueve al mundo =D

Fiore dijo...

Me encantó!!
el amor mueve, dejemos que lo haga y sigamos el ritmo!!

yo siempre me dejo llevar :)

bsos de esposa primeriza y Recién casada

[ [EBP]] dijo...

Tu "teoria de la cucharita" se parece a una "teoria del ritmo" que le lei alguna vez a Valdelomar... el cual... tambien se metia su opio de vez en cuando ;)

Gigi dijo...

No creo que tarde o temprano todo deje de dar vueltas.
Llámame ilusa pero me niego a creer que eso naturalmente.
Quizás pase en algunos, pero no es una regla perfecta.
(y además las reglas se han hecho para romperse)

Yo le apuesto a mi cucharita.


Apapachos

Anónimo dijo...

Magistral Acitsonga... Todos a chichar!

Head
P.D.: Quieres una palanca Chino? jejeje...

Anónimo dijo...

Amor? Pasión? Qué enredo!

Head

ysraelg7 dijo...

Uuuhhmmmm acaso te has convertido en cohelo? jejejeje.... Pero, hablar del amor, es sacar a la luz cosas que gustan, duele y entre esa combinacion nacen emociones y teorias que finalmente nadie termina por entender, solo ese instante que huele el olor de todo esto.

Nos vemos.

maga dijo...

Nunca pensé que leería un post tuyo así, de este tipo.
Pero te digo que aunque pienses que es una teoría estúpida, es una comparación bastante acertada y válida.
PD: Si corro más rápido, llego primero y la patento yo. Ja, te cagué! =P

Ella dijo...

Hahahahahaha! "la teoría de la cucharita"... creo q es acertada... lo único que cambian son los ingredientes. Él es la coca cola y yo soy el ron, pero por la puta madre SE NOS METIÓ EL LIMÓN :(

Ella dijo...

... y tres son multitud :D

Bartok dijo...

Una cucharita siempre indicada para mover todos tus sentidos y no pensar en nada más. El amor es lo único que hace que podamos vivir en pareja a pesar de las diferencias. Un abrazo.

Mafa dijo...

Te salió muy bien!! El amor en toda su magnitud mueve al mundo, es quien te salva de caer, el que te da la esperanza para seguir adelante cuando todo parece no tener sentido.

Un beso

Anónimo dijo...

sabáas que tu reflexión pareciera sacada de la biblia? quizá estan aflorando tus emociones de primera comunión...
m.e

El perro andaluz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El perro andaluz dijo...

Tienes toda la razón, el batesazo que me metí para llegar a esa conclusión, estaba roleado con una fina hoja de biblia, a la sazón, Gálatas. No recuerdo el versículo, pero si algo del verso que ahí residía.

CésarZV HELLRIDER dijo...

Afortunados los que dicen que buscaban una cuchara y econtraron una batidora.

peregrino dijo...

Jajaja para quien crea en el amor como cucharita, yo mas bien creo en la dormida en posicion cucharita, eso es lo que mueve todo.

Nos leemos.

El perro andaluz dijo...

Pero lógico; además este post está inspirado en la pose sexual de "la cucharita", celebérrima creación de nuestra filosofa Susy Diaz.

::: el F ::::: dijo...

kajajajajaj mu buen titulo FUMON!!! jajajajajjajaj me he reido mucho con esto de la cucharita.

Mas Mas!!!

Angel Castillo Fernández dijo...

...amor en cucharitas.

Calle Quimera dijo...

Pedazo de imaginación¡¡¡.Bueno ,dicen por ahí que todo está en contínuo movimiento o mejor dicho que todo vibra...ya me he liado .No sería un tal Hermes el que lo decía....no sería la cucharita algún Dios cachondo?.Salud¡¡¡

Franki dijo...

Me ha encantado tu teoria:)
Salud

digler dijo...

el amor en movimiento
aunque en algún momento, el azucar termina por disolverse completamente...