lunes, agosto 18, 2008

105

Pensaba escribir un extenso y explícito post contra los críticos de toda laya.

Sobre aquellas personas que se han inventado un oficio y por el que cobran una remuneración económica.

Esas luminarias que, amparados en su academicismo, "desasnan" a los desavisados transeúntes del arte, que caminamos sobre la cochina calle del saber culturoso.

A estos amantes de la palabra “fallido/a”; pero sobre todo a estas personitas que ejercen todo su ingenio para destrozar una obra que no les gustó, calificándola de pretensiosa, discursiva y aleccionadora (sus vocablos favoritos).

A ellos, tan solo les diré:

Que no hay nada más PRETENSIOSO, DISCURSIVO Y ALECCIONADOR, que intentar decirle a la gente, que es bueno y que no.

Y eso es lo que hacen; usando puntajes o estrellitas.

Patéticos.

40 comentarios:

Nam dijo...

Que maestro!!!

Saludos.

JoseLo dijo...

Que buena

5 estrellitas para este post. JA!

Saludos

Dragón del 96 dijo...

Tu post no es pretencioso, ni discursivo, pero si aleccionador. No te doy estrellas por picón! Ja!

Slaudos.

MAP dijo...

No recuerdo quién dijo que un critico era a escritor lo que vinagre a un buen vino.

El perro andaluz dijo...

Dragón:
Hasta de pretensioso y discursivo, le puedo achacar, pero ¿aleccionador?...no veo cómo.
Y ojo que no me haría paltas si lo fuera, porque tengo bien claro que las lecciones no se imparten, se reciben o se rechazan.

Anónimo dijo...

oeeeee "pretensioso", se escribe PRETENCIOSO,

El perro andaluz dijo...

En el diccionario de la Real Academia española, figuran las dos acepciones.

Anónimo dijo...

No estoy de acuerdo, mi estimado. Para mi la crítica no es otra cosa que el derecho de hacer pública una opinión, como hacemos al final de ver una pela y decimos cosas como: "estuvo buena, aunque un poco se pasó de esto" o "no me gustó el final" o "no me creí tal escena", etc.
Es cierto que el arte no tiene que ser medido, pues no hay una regla o artilugio(*) metrológico que sirva, pero las críticas creo deben tomarse como opiniones y no como sentencias. Luego si una crítica es buena o mala (el trabajo en sí, no si es aprobatoria o no), habría que criticar al crítico y caemos en lo mismo, sólo que ése no es artista.
Si un crítico se cree dueño de la verdad, ya se trata de defecto de la persona y no de la actividad creo.


Head

(*) Palabra tuya, me viene tu post a la mente.

El perro andaluz dijo...

Head:
Una opinión la da cualquiera, pero una "crítica", se supone que no. Eso lo hacen los "especialistas" que sentancian cosas como:
"Nos encontramos ante la mejor película de tal...", ó: "definitivamente, el mejor disco que han grabado...", etc.
Si hay referencias de otros autores, le llaman "burda copia", ó "magnífica cita"; según les haya gustado o no. Se asombran hasta la náusea porqué cae nieve en Los Angeles,en Crash; pero se maravillan ante la resurección de una mujer en Luz silenciosa. Al márgen de las obras, son sus flagrantes contradicciones las que me pudren la chimba.
Si sabes de críticos que no hagan eso, pásame la voz.
Y la verdad, no veo la forma de separar la mentira de los mentirosos.

Anónimo dijo...

Ya revisé y tienes razón. Ojo, soy otro anónimo, mejor dicho anónima:D

Cesar dijo...

Entonces creo que tu si eres "El Brazo Armado de la Literatura"

Hulde Ayala dijo...

ahjaja excelente!

saluditos

peregrino dijo...

Como dijo una puta; dámelo por partes.

La actividad de los críticos es criticable, pero no por la actividad en sí misma, sino por la manera de ser ejercida, cada crítico cree que es un enviado divino que debe ser el faro que nos guié al buen gusto, al decoro y al conocimiento del arte y demás actividades humanas.

Mientras que el arte por si mismo no es otra cosa que un ejercicio de libertad mediante el uso de diversas técnicas.

El arte está hecho para ser disfrutado no entendido, pasa por el corazón y no por la razón; y un artista es exitoso o no; no en tanto satisfaga los cánones técnicos como establezca una conexión con las personas.

Y como alguna vez leí, las opiniones son como los anos, todo el mundo tiene uno.

Nos leemos.

Anónimo dijo...

La verdad no sigo las críticas, pero no veo que la distancia entre un desconocido y un crítico varíe la escencia del derecho a hacer un comentario, después de todo el que pone una obra sabe que el mundo la verá y que cada quien tendrá una opinión, pudiendo inclusive haber peores y más desatinados puntos de vista de gente muda que pasa por delante de la inspiración máxima del artista, pero finalmente nunca se sabrá. Son incómodos, seguro, pero si "muestras" algo, soporta las opiniones y las críticas, si las queremos diferenciar, o entonces el arte quedaría en las habitaciones de sus creadores o debería restringirse su muestra a gente sin opinión o especialmente educada para no exteriorizarla al menos.


Head

Anónimo dijo...

Cuidado te pega, ya déjalo ahí

El perro andaluz dijo...

Las obras están expuestas a todo tipo de opiniones. Lo que varia entre lo que tú y yo podamos expresar al respecto, es que los críticos, creen poseer la autoridad moral, y el cabal conocimiento, para distinguir entre que es bueno y que no lo es.
Desde una posición satelital, destrozan con toda impunidad, los esfuerzos de personas que no les llenaron los sentidos, y elevan a la categoria de genial, lo que así consideran.
Lo peor es que sobre una misma obra, suelen haber críticas absolutamente distintas, lo que demuestra, que es tan solo el gusto personal el que prima a la hora de hacer sus críticas.
Si al menos tuvieran la nobleza de reconocer virtudes en obras que no les gustaron, y por el contrario, señalar defectos en las que sí, otro gallo cantaría.
Supongo que leer una crítica, antes de conocer la obra, les sirve a algunos para ver si van o no van, si compran o no compran. Y leerla después, es para ver si coincide o no con su percepción de la misma.
Hay que ser bien afectadito para creer que nuestros gustos personales puedan convertirse en referente, termómetro o tendencia para los demás.
Tinto para rojas y blanco para pescados.

Gaia ilargia dijo...

La verdad que los críticos, no todos, porque generalizar no es del todo bueno, se creen una especia de dioses, los cuales pueden calificar tu obra de como bien tú dijiste, pretensioso o discursivo...
Todo depende del ojo que mire, y de la boca que hable.
Creo que hay que lavarse bien los oídos al escuchar una crítica sobre algo o leer una crítica de un libro, por ejemplo...
Ser más pilas y no dejarse llevar por la una simple crítica.

Un gusto que te pasaras por mi blog.

Besos de colores.

Luly

Anónimo dijo...

Ahora ponte una musiquita.

Head

Fiore dijo...

bueno, si existe gente así es porque alguien le da motivo para que hagan lo que hacen, verdad? Hay de todo en esta viña del Señor jiji

bso!

Mafa dijo...

Ciertos críticos en lo que se refiere a cine y a literatura son directores y escritores frustrados.
Por suerte encuentran un rebaño (o recua) donde enviar sus mensajes.

Un beso

El perro andaluz dijo...

Si un amigo te dice sobre una pela que es larga y aburrida, un crítico te dirá:
"Dilata en exceso la tamporalidad de los planos, sin otra razón que la de parecerse a Tarkovski, convirtiendo un pretendido embelesamiento, en soporíferos encuadres..."y patatín patatán. Ahora, si sobre la misma pela alguien te dice que es diferente y media rara, el especialista te contará algo así:
"Contemplativa y alejada de los canones de la industria, crea atmósferas cálidas y envolventes, através de magníficas secuencias que fluyen sin la prisa clipera de los grandes taquillazos..." y bla bla bla.
¿Qué hacer ante tal disyuntiva?
¿Nos quedamos en casa, o vamos corriendo al cine?
¿O sólo le creemos a nuestro crítico de cabecera?

Anónimo dijo...

Lo mejor es preguntarle a los patas.

Head

Calle Quimera dijo...

Si me gustò el post más las respuestas a los comentarios.¿Comiste espinacas ?,genial.Abrazote y salud¡¡¡.

ysraelg7 dijo...

Regresando al mundo del blogggg.... y entno esta jocosa risa Jajajaja por este post, pero sabes algo? dejalos pues es su chamba y como entenderas el sol sale para todos asi que a tomarlos deportivamente por que si no la vinagreta ers bravara.

Un abrazo.

El perro andaluz dijo...

La libertad de opinar sobre el arte, juzgarlo y demás, es un derecho que poseemos todos. Lo hacemos a la salida del cine (como dice mi amigo Head), del teatro o lo que fuere. Incluso hay sitios web y blogs, en los que cualquier hijo de vecino, como tú o yo, puede subir su opinión y decir lo que piensa con respecto a películas, libros, etc.
Pero colgarse la chapa de CRÍTICO, computarse un faro en medio de la niebla, querer darle estatus de profesión al derecho de opinar, y además cobrar por emitir una idea "autorizada", me parece un poco mucho.

Imberbe_Muchacho dijo...

no solo de arte o musica, hay sabelotodos en TODOS (que vala la redundancia) los campos. Opinologos expertos en todo y que como dijeron en un comment anterior, consiguen su rebaño, al cual dar sabias lecciones de vida
Lo mejor, no hacerles caso, lejos de sus criticas sus pateticas vidas (generalmente dueños de NADA) los hacen asi.
no reniegues pe. Por las huevas realmente

Rigo dijo...

Es cierto, la existencia de estos seres que se jactan de un "profundo análisis" basados en su experiencia personal, el conocimiento adquirido alimentado por su "cuadro esquizo" de querer decir siempre "... yo lo descubrí", "...te lo dije" o "... yo estoy bien; tú estas mal", considero que es más perjudicial que aquel condenado al analfabetismo u aquel inopinado en terrenos ajenos a su profesión, porque asumen la existencia de un límite de sus capacidades.

Estos seres (muchas autoproclamados) salvadores del conocimiento, buscan alimentar su distorsionado ego.

En suma cuenta no sirven como mediadores de solución a problemas sino como polarizadores de alternativas. Y como ustedes saben la vida no es blanco y negro; sino una escala de grises.

schatz67 dijo...

Que cague de la risa, hay gente que ya ni se reconoce en el espejo, ponen un blog de "crítica literaria", rebuznan de mala forma y con mala leche y ahora resulta que son enemigos de los críticos, ayayay Platero, ya no te acuerdas cuando eras un burro sin pelo,ja,ja,ja,ja,ja.

Bueno,coincido con tu malestar respecto al oficio de los criticastros, aquellos soberanos eunucos que ven como se hace, gozan viendo como se hace, saben como se hace...pero nunca lo hacen.Una muestra reciente de que los citerios subjetivos y personales son los que imperan a la hora de realizar una "ponderación objetiva" es el reciente toletole que se acaba de armar a raíz de la publicación de la antología de literatura de literatura hispanoamericana hecha por José Miguel Oviedo donde se incurre en omisiones imperdonables como las de Miguel Gutiérrez, Osvaldo Reynoso o el entrañable Juan Gonzalo Rose en poesía.Otro ejemplo detestable es el de el inefable Leonardo Aguirre, quien se hizo famosillo defenestrando a cuanta obra se le pusiese por delante generando que un buen día el escritor Sergio Galarza le abollara merecidamente el cacharro durante un conversatorio en la Católica.

En cuanto al cine la cosa es menos visceral pero más subjetiva aún.La verdad, de los únicos comentarios que me fío son los de Ricardo Bedoya e Isaac León Frías, verdaderos cinéfilos y gente que propicia el debate de ideas antes que el sablazo artero.Por lo demás coincido en el sentido de tu post.

Un abrazo

Schatz

schatz67 dijo...

Me dió tanta risa lo que puse de Platero lampiño que me equivoqué escribiendo.

Fe de erratas:

Dice "...publicación de la antología de literatura de literatura hispanoamericana..."

Debe decir: "...publicación de la antología de literatura hispanoamericana..."

Por lo demás me reafirmo en todo lo anteriormente expuesto en mi manifestación escrita Mayor Comisario

Un abrazo

Jugadón

Milhoras dijo...

Como siempre vas claro y directo; en cuanto a mi opinion, las columnas de critica especializada son como los horoscopos, los lees de bacilon y si los tomas muy en serio pierdes, lastima que para algunos sea importante que algun "bendito" le de la venia a su trabajo para que este sea aceptado por la masa de fieles.

Siempre que voy al cine voy a entretenerme, y la peli me gusta o no, lo mejor para ver si algo te gusta es probarlo.

:P


:P

Malena dijo...

No hay peor reprimido que el que reprime.

Allan, corazón, si se escribe realizando un sueño o simplemente por necesidad personal, nadie tiene derecho a calificarlo y si lo hace...pásatelo por el forro de la chaqueta o lo que es lo mismo: a palabras necias...oidos sordos.

Un beso enorme.

Calle Quimera dijo...

Evidentemente hay críticos y críticos; los hay dignísimos, pero otros... Son vomitivos la estupidez y el endiosamiento de algunos críticos que pontifican sobre un arte cuya interpretación en ocasiones me parece que ellos mismos crean, sorprendiendo a propios (empezando por el mismo pintor) y extraños...

No es un chiste lo que te voy a contar ahora, aunque lo parezca, sino una anécdota real. Una célebre pintora abstracta donó una composición suya a un museo de Arte Contemporáneo. Los críticos lo visitaron. Desde su pedestal de hombres singulares, de elegidos, emitieron sus opiniones, interpretaron la intención de la artista al pincelar tal o cual trazo, y fueron escuchados y alabados por sus conocimientos, solo al alcance de unos pocos. Años después la pintora visitó el museo y, lógicamente, la sala en que se exponía el cuadro que había donado. Cuando llegó, extrañada, preguntó: "¿Qué hace mi cuadro colocado boca abajo?"

Creo que ya está dicho todo,

Besos, Allan.

El Dueño de los Cajones dijo...

El mejor crítico es el crítico muerto.


Detesto en su mayoría esa manera disfrazada que tienen para canalizar sus frustraciones, su falta de talento para crear.


Y detesto más a quienes los toman como un referente válido.


Autonomía, autogestión y libertad.

La imaginación al poder.


May!

LOBO INQUISIDOR dijo...

Como tu, soy un defensor irrestricto de la libertad de expresion. Pero entiendo tu punto (no feeling) en CRITICAR a seudo-criticos que no saben nada, criticos soberbios que se escudan en lenguajes rebuscados para demostrar que saben, y los peores, los criticos camaleones que opinan de acuerdo al dueno o amigos del dueno de lo que desea criticar o incluso dependiendo del 'cuanto hay'. En mi caso hago dos cosas, 1) busco siempre una segunda opinion y 2) soy sordo y hago lo que me parece y sigo siendo quien soy. Paz.

Cat's dijo...

me uno... lo bueno y lo malo...no existe. Son tus ojos los que ven y el alma el que siente. Y ya está.

digler dijo...

pues la dejaste muy clara

pienso que al final cada quien debe formar su propia opinión sin recibir influencia alguna

maga dijo...

Bueno... es cierto que hay gente que se las da de que todo lo saben o que su opinión es la más acertada o que sienten que pueden debatir de lo que les de la gana porque son super cultos o porque son "maestros" en el tema... todos tienen derecho a expresar su opinión pero tampoco dárselas de gurús de X tema.

PD: Por qué el peregrino se compara con una puta?? jajaja

Jassy dijo...

Ufa, con polemica es la cosa.
No hablo de lo que no se, por ahi arriba decian que los criticos eran artistas o cineastas frustrados, cuando trabajaba en deportes decian que los periodistas deportivos eran peloteros frustrados, creo que para criticar primero hay que saber de que se habla, y muchos saben mucho de todo y poco de algo especifico. Generalmente los que mas saben son los que menos critican...

Acitsonga dijo...

Y seguro que hasta críticos de blogs ya existen... Jaa! Creo que hay mucha gente con demasiado tiempo libre entre manos.

Blue girl dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. La verdad es que leo dos blogs de crítica literaria pero solamente porque conozco a los bloggeros y me gusta saber en qué andan, sobre todo porque uno está fuera. Nadie te puede decir qué te tiene que gustar y cuánto. Lo que a mí me parece sublime a ti te puede dar risa. Lo que a ti te conmueve a mí me puede dejar en babia.

Abrazo.