lunes, setiembre 24, 2012

Mea(me), culpa


Qué rabia e impotencia provocan la muerte de Ruth Thalía Sayas Sánchez. Y aunque ya se sabe quién es el asesino, aún no se da con los culpables, pues somos demasiados, sino todos.

O sea, que a cientos de miles de personas, les parezca relevante saber con quién se acuesta, con qué se droga, con qué se embriaga, a quién detesta, por dónde le gusta y cuánto cobra (y más cosas de ese tipo), cualquier hijo de vecino o farandulero pobre diablo, dice mucho de lo que nos está pasando.

Que los noticieros sean cada vez más truculentos al mostrar las notas policiales, y que, además, hayan creado secciones en las que nos presentan imágenes grabadas por cámaras de seguridad, donde vemos decapitaciones, aplastamientos, suicidios, asesinatos y demás, repetidas en cámara lenta una y otra y otra vez, por si te perdiste algún detalle. Y peor aún, que si no las viste y alguien te lo cuenta, vas a internet, la ubicas, la ves y dices: ¡manya, qué loco, putamare!

Que esa cosa denominada VALETODO, que empezó de manera clandestina, en garajes, corralones o ghettos; y que consiste en que dos personas se saquen la entreputa, ahora, se presente en coliseos abiertos a los que van niños con sus padres, comprando su entrada, previamente, en teleticket.

Que exista ese programa llamado ‘Esto es guerra’, en el que se derriban años de discusiones, luchas y reivindicaciones, para volver al prehistórico, y ver a hombres y mujeres, encarnizados en demostrar quiénes son mejores, a través de juegos, escarnio, sexismo y mucha mierda adicional, que además es vista por un público objetivo que va desde los 5 hasta los 15 años.

Que Magaly Medina sea una de las periodistas con mayor poder e influencia en el país.

Que los dueños de los canales apuesten por encerrar a ‘conejillos’ en casas y que podamos verlos 24 horas por medio de una web, y enterarnos de los cuescos, chapes, polvos y rencillas de sus habitantes.

Que haya periodistas o comunicadores, muy listos, muy distinguidos y muy guapos, dispuestos a convencernos que hacen televisión de avanzada.

Que dos rusas fumonas, logren que gente pensante, no mande a sus hijos al colegio porque en la tele lo dijeron.

Que todos los demás medios, escritos, radiales, televisivos y cuanto hay, reboten hasta el hartazgo, cada confesión, cada golpe y cada excreción vertida por nuestras rutilantes estrellas televisivas, ocupando todos los espacios posibles en ello.

Que haya anunciantes que inviertan millones en mostrarnos sus productos, justamente, en esos programas, porque al final lo que manda es la plata. La que gana el canal, el conductor, el participante y hasta los televidentes que mandan sus mensajes de texto o sus sobres, conteniendo alguna envoltura de algún producto insoslayable.

Y no basta con decir que cambies de canal si no te gusta; no es suficiente. Digo, si pasan corridas de toros por Tv, no veo porqué no puedan pasar peleas de pitbulls, en un programa llamado ‘La hora del mordisco’, verbigracia. O quizás, como en Japón, crear un show en el que los maridos deben reconocer el culo de sus esposas, que lucen desnudos sobre una banca situada en altura. Si da rating, se puede. Todo se puede. 

 Uno no hace más que encender el aparato, para recibir un balde de estiércol, en el canal que elijas. Como cuando en carnavales, te zampan un balde lleno de pichi por la ventana del bus, y entonces te quejas; y alguien te dice, mientras se caga de la risa: si no te gusta, toma taxi pe’.

Es posible que no ver ese tipo de programas, sea la forma más pacífica de atacarlos, pero así como hay colectivos, asociaciones, entidades y gremios, que defienden a los campesinos, los aborígenes, los discapacitados, etc, podría haber alguno que defienda a los televidentes lobotomizados de esta especie de esclavitud mediática, que consiste en darnos, por todo  entretenimiento, ingentes cantidades de caca.

Así las cosas, no basta con un Mea culpa, hace falta que la culpa nos mee, digo, para seguir con la escatofilia verbal y televisiva. 

3 comentarios:

NoeliaA dijo...

Ya lo dijo tu coterráneo Denegri refiriéndose a la tv: ¡cacosmia!

Yo últimamente enciendo la tele para ver capítulos viejos (como no puede ser de otro modo, puesto que no se renovaron) de Los expedientes secretos x. Y nada más. Claro que a veces hago zapping en busca de algo bueno... y no encontrándolo aterrizo en el chavo del ocho, los simpsons o algo por el estilo. En uno de esos teleturismos pasé por un canal que emitía el caso de la chica que mencionas. Y es tremendo, que le den plata nada más para eso... para que ponga de manifiesto lo que cualquier persona en su situación siente, piensa y oculta. En fin. ¡En fin!
Saludos

Ghilmar Rubio dijo...

De hecho querido Perro, tiene mucho de verdad tu post...
Ahora, después de leerlo siento que has puesto en evidencia muchas cosas que personas (como yo) no se atreven (por razones quizas sociales,temiendo la exclusión) a decir en la cara de sus conocidos, y más aún cuando te revientan el oido con sus relatos a detalle vivo de lo que paso anoche en esos programas de mierda. Un saludo, después de tanto puedo leerte.

Jordan Martín Jáuregui Meza dijo...

Estimado, hace años no pasaba por aquí y veo que no has perdido un ápice de cordura. Creo que la batalla contra la TV basura ya está perdida. Es un monstruo que va a seguir creciendo hasta que no pueda moverse más. Quedan, para los pocos, los medios alternativos; que seguramente también algún día serán mierda. Saludos.